English

Español

Envío gratuito en toda la península

International shipping available

Envíos a península gratuitos a partir de 60€ | garantía pelotari project
pelotari project warranty

“Ser pintor era una maravillosa manera de conseguir un plus de cariño”

Para este pintor sevillano, al que adoran en Berlín, Miami o Estambul, “la mirada es un atajo en la comunicación de nuestro interior con el interior de la persona que tenemos enfrente”. El rojo es su color, el que inunda los fondos de sus lienzos buscando la trascendencia. Ahora vuelve a exponer en Madrid, en una España que a veces no le entiende. El Dalai Lama, Barbra Streisand e importantes museos extranjeros tienen obras del artista español. La noche de Reyes de 1970 hizo su primer dibujo, “es cuando entendí que ser pintor era una maravillosa manera de conseguir un plus de cariño”.

 Salustiano tiene un color especial, como la ciudad en la que nació, pero cuénteme cómo empezó esa historia de amor con el rojo Salustiano.

Cuando me decido a usar el rojo como norma para fondos de mis cuadros son muchos los factores que influyen, pero el más definitivo tiene que ver con mi primera visita a la Basílica de San Marcos de Venecia. Quedé subyugado por el color de sus cúpulas: ¡Eran teselas de oro! Este color era usado como metáfora de la morada de Dios. Tanta ingenuidad e intención me parecieron geniales. Lo mismo pasa con el rojo de mis cuadros, que en realidad es una metáfora del cielo, de lo trascendente.

Uso el rojo porque me gusta lo absoluto. El rojo es el color por excelencia. Tiene el poder de trascender a su propia condición de color. Es más que un color, es un símbolo que provoca sentimientos de belleza, de ausencia de tiempo, de sosiego, siendo a la vez la expresión de la fuerza, el color de la sangre, de la religión y de los elegidos

Su historia, como tantas, es la de la incomprensión en su país y el éxito fuera (Miami, Alemania, Turquía…) ¿Qué es lo que no se entiende de su pintura en España?

No lo sé. En realidad me pasa solo con las instituciones públicas. Siempre he vendido muy bien en España. Cuando exponía en ARCO vendía todo lo que colgaba. Luego se abrió un paréntesis de exposiciones en España de 10 años, hasta que el pasado 9 de septiembre inauguré nuevamente en la galería Lucía Mendoza, y parecía como si no hubiera estado ausente todos estos años. Vino muchísima gente, y todos me traían mucho cariño y admiración. Esos sentimientos seguían allí, intactos después de 10 años. Y la respuesta de los coleccionistas esta siendo muy buena.

¿Le duele España?

Nunca recibí ayudas ni reconocimientos por parte de las instituciones españolas. Pero no me quejo porque en el extranjero recibo todo el reconocimiento que aquí me falta. Cuando en Nueva York me entrevista la CNN,  Christie´s subasta mis cuadros, personalidades tales como Sir Niall Fitzgerald, chairman del British Museum, Mr. Wiliam  Mack,  chairman of the Guggenheim del Museo of New York,  Pérez Simón o el mismo Dalai Lama poseen obras mías en sus colecciones privadas, o cuando recibo en mi casa a personajes tan ilustres como Barbra Streisand, en realidad no echo de menos ningún tipo de reconocimiento local.

¿Cuando comenzó su andadura de retratista buscaba en las noches de fiesta a gente especial, ¿qué tenían que tener aquellos rostros para que saltase la chispa?

Solo aclarar que no soy retratista. Nunca he hecho un retrato. Para mí, un modelo es como un actor. Un motor de transmisión de emociones en dirección al espectador. Establezco con la gente que ve mis cuadros la misma relación que un director de cine tiene con el espectador. El modelo-actor es quien transmite la emoción, pero nunca hacen de sí mismos. Aclarado esto, mis modelos son gente de la calle. Son personas no necesariamente bellas, pero que presiento que pueden ayudarme a transmitir una determinada emoción. Luego he descubierto que, en todos los casos, estas personas eran gente muy especial y, curiosamente, muchos de ellos estaban relacionados con la música.

¿Cómo es su proceso creativo?

Busco una sensación o un sentimiento e intento contarlo con los elementos que uso: una figura humana, un fondo plano y un determinado formato. Luego busco un modelo que me ayude a contar la idea. El cuadro empieza en la sesión de fotos, cuando intento que la luz y la atmosfera sean las definitivas que va a llevar el cuadro. Mi objetivo es que la idea original y el resultado coincidan. No hay improvisación, si bien es cierto que a veces el cuadro se resiste y hay que domarlo.

¿Cuánto tiempo puede tardar en terminar una obra?

Nunca menos de 6 semanas

¿Qué tienen los niños, los jóvenes que tanto le inspiran a la hora de pintar?

Pureza. Con el tiempo todos nos vamos cargando de prejuicios,  inseguridades y miedos. Esto hace que perdamos naturalidad delante de una cámara y posemos de manera ortopédica.

¿Cree que llegará un momento en que Salustiano pinte el paso del tiempo, las arrugas, la otra mirada…?

No soy un pintor “realista”. Yo no “copio” la realidad, la idealizo. Es por eso que todos nos podemos identificar con los personajes que aparecen en mis cuadros. Porque ellos no se representan a sí mismos sino al anhelo que hay en cada uno de nosotros.

¿Cómo se puede ser realista y surrealista a la vez? En cierta manera, usted trabaja con cierta abstracción

No me considero ni lo uno ni lo otro. Si fuera algo, sería sintoísta. Dios, o su idea,  está en todos nosotros, en  la Naturaleza y en las obras de arte más puro que hace el hombre como la música y la poesía.

En las obras que expone en Madrid hay niños con un cigarro en la mano ¿qué quiere contarnos?

Que hay que tomarse las cosas con relativo humor.

En su curriculum siempre se destaca que personalidades como el Dalai Lama, Sharon Stone o Barbra Streisand tienen obras suyas ¿cómo son esos personajes famosos? ¿admiran el arte, es narcisismo?

Dentro de cada una de esas personas que he conocido había un gran ser humano. Sencillo y humilde. Relacionarme con estas personas ha sido un gran aprendizaje para mí.

¿Qué importancia tiene la mirada. Esa mirada en óleo ya está en las fotografías?

Decía mi gran amigo Juan Fernández en un texto que escribió para una de mis exposiciones que la distancia más corta entre dos puntos es la mirada. Sí, la mirada es importante. Es un atajo en la comunicación de nuestro interior con el interior de la persona que tenemos enfrente.

Antes el rojo era su color pero en los últimos tiempos está incorporando el negro y el blanco ¿Qué aporta cada color a su obra?

El blanco es la luz, es decir, todos los colores, y el negro, la ausencia de ella. Ambos son el yin y el yan de los colores. El alfa y la omega. Los extremos contrapuestos desde donde se parte y donde se llega

Destaca por pintar como se hacía en la antigüedad, cuidando los pigmentos, buscando una ejecución perfecta de cada trazo ¿le sirve la pintura de terapia anti estrés…?

Podría parecer evidente que pinto como los maestros del clasicismo. Formalmente, esto podría ser, pero conceptualmente estoy más cerca del pintor de las cavernas. Me explico: el arte nace con una intención religiosa y mágica, no decorativa, como pudiéramos pensar. El hombre de Cromañón representaba en las cuevas todo lo que deseaba que le fuera dado por la Naturaleza, estaba representando su ANHELO. Yo represento el mío: un mundo ideal, sereno, lleno de belleza, como sinónimo del bien absoluto. Y no, no uso la pintura como terapia contra el estrés, Yo no trabajo con mis sentimientos sino con los sentimientos del que mira mis cuadros.

¿Pactaría con el diablo para volver a la juventud?

No

¿Qué pintores o artistas le apasionan? ¿se compara con alguno de los grandes pintores de la historia?

Me gustan e inspiran Stanley Kubrick, David Bowie o Tadao Ando

De los personajes públicos y famosos de España ¿a quién le gustaría tener como modelo?

Paz Vega, su cara irradia una serenidad muy especial. También José Mari Manzanares, tiene un perfil definitivo, rotundo, de estatua.

Igual que los músicos admiten que los conciertos no son iguales en Madrid que en Buenos Aires o que en Tokio porque cada público aporta algo distinto ¿cómo son los espectadores de arte de otros lugares del mundo? ¿hay diferencias?

Si, las hay. Por ejemplo, los americanos respetan mucho a los artistas,  los alemanes tienen una vasta cultura en arte contemporáneo y los turcos son también muy cultos y entusiastas. Pero todos ellos se emocionan por igual.

Sigue siendo el arte una máquina de hacer dinero para algunos. En muchas películas y en la realidad, ‘los malos’ compran arte para blanquear…

El arte mueve mucho dinero. Mucho más del que la gente de la calle pudiera imaginar. Esto atrae a mucha gente sin escrúpulos queriendo hacer dinero a costa del arte y de los artistas. Los artistas tenemos que estar muy atentos para no dejarnos manipular y mantenernos en la parte buena de la creación. Dicho esto, tengo que decir que si nuestro trabajo genera beneficios, debemos recibir una parte de ellos.

Sepamos algo más de Salustiano. ¿Dónde y cómo se desarrolló su infancia?

La parte de mi infancia que más me marcó la pasé en el campo. Creo que allí se forjó la persona que hoy soy. Sin otros niños alrededor para jugar la mayor parte del tiempo y sin juguetes, tuve una infancia volcada hacia la contemplación de la naturaleza y la introspección. Era como un lobito estepario. En paz con la naturaleza.

¿Cuándo dijo “quiero ser pintor”?

Recuerdo el día y la hora que tomé la decisión: el 5 de enero de 1970, alrededor de las 12 de a mañana. Tenía cinco años –era Navidad–, hice un dibujo de los Reyes Magos y se lo enseñé a mi madre. Ella me besó llena de admiración y cariño. Se lo mostró a mi padre, a mis tíos, a mis vecinos, a todo el mundo. La respuesta fue tan estupenda que caí en la cuenta de que ser pintor era una maravillosa manera de conseguir un plus de cariño. Ese día tomé la decisión.

Cuando no pinta, ¿qué hace? ¿cómo se relaja?

Vivo dedicado a la pintura, pero en los últimos años tomo vacaciones lejos de las ciudades y los móviles. Nos perdemos en los desiertos de Utah, la jungla de la provincia de Nara o en las montañas de Montana. Este contacto con la Naturaleza me refresca al niño que fui.

¿Qué significa para Salustiano la ropa, la apariencia exterior?

Es una cuestión de respeto. Pienso que hay vestir acorde con las circunstancias pero sin olvidar la personalidad de cada uno. La ropa debe ser una extensión de uno mismo. Debe explicar cómo somos antes de hablar. Al menos ese es mi punto de vista.

¿Cómo son los sueños de un artista cuando duerme?

Pues no sé, pero se lo puedo preguntar a Barbra la próxima vez que la vea 😉

 

En la Galería Lucía Mendoza, Salustiano presenta su primera exposición individual (09.09.2017 – 11.11.2017).  Una selección de 16 pinturas y dibujos realizados desde 2001 a la actualidad.